jueves, 25 de octubre de 2012

Una cuestión de colada:

Hoy es uno de esos días en el que todo cobra un color gris, todo incluido el cielo el cual hoy se ha cubierto con una espesa manta de algodón a juego. Hace frío. Pesimismo por todos lados, donde está ese color!? Donde esta ese aparente rosa clarito que siempre nos ha acompañado desde la ignorancia externa? Mi vida ha salido desteñida de la lavadora! Siempre tiene que haber un individuo descuidado que mezcle la suya sin percatarse de que hay colores que no se pueden mezclar ya que algunos son más delicados. Toda esta disputa se podría evitar fácilmente haciendo dos coladas o eligiendo un programa de lavado distinto, si es que hay otro mejor; pero acaso estas dos soluciones arreglan algo? La respuesta es que a corto plazo sí, pero toda prenda que se precie tiene sus defectillos... una salpicadura irrisoria aquí, un pequeño roto o descosido allá, todas esas cicatrices de combate que hacen que les cojamos cariño. No hay que evitar centrifugados a altas temperaturas, hay que enfrentarse a ellos, levantar la cabeza y elegir el detergente adecuado. No hay más vuelta de hoja, esto es todo lo que hay que hacer si  buscamos mantener nuestro color vivo. Ya sabes, únicamente has de ayudar a que tu rosa clarito y delicado madure convirtiéndose en un rosa oscuro, fucsia o incluso granate. ¿Quieres que tu vida no destiña? Hay tienes mis consejos de lavado.